SIC defendió la marca GEF por su notoriedad frente al registro de la marca HEF

MY BRAND opina en La Republica sobre la defensa de la marca notoria GEF en el área textil frente a la marca HEF para artículos como morrales y maletines.

El signo hef pretendía imitar al de la empresa de textiles

La empresa francesa de textiles, Crystal, dueña del nombre de ropa, GEF, se enfrentó en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) contra la Comercializadora Smar por el registro de la marca HEF.

La compañía del Punto Blanco es reconocida por su amplia trayectoria en el mercado que supera los 50 años. Tiene ocho plantas de manufactura en el país y es la dueña de otras marcas reconocidas como Casino, y Baby Fresh.
La Comercializadora Smar, que vende productos para el hogar, pretendía inscribir el nombre HEF en la clase 18 de la Clasificación Internacional de Niza para distinguir morrales y maletines.

La marca Crystal cuenta con ocho plantas de producción en el país y cinco puntos de distribución al servicio de sus marcas.

La empresa francesa se opuso al registro con base en que su nombre tiene reconocida la notoriedad en la Superindustria. Explicó que el signo pretendido reproducía por completo el suyo en la dicción y por ende quería apalancarse inescrupulosamente de su prestigio. Por último, argumentó que existe una fuerte con conexión competitiva entre las partes dado que las maletas y los morrales hacen parte del catálogo de las tiendas que venden ropa.

Smar respondió a las quejas presentadas. Dijo que no existen similitudes ortográficas por las diferencias entre las letras H y G. Dijo que tampoco existen similitudes en lo que evoca cada nombre y que por eso no se está violando ningún derecho de los opositores en el mercado.

La Dirección procedió a analizar el caso basada en los literales a) y h) del artículo 136 de la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina. Según las normas, no pueden suscribirse signos idénticos o similares a los de un tercero que cuente con un registro previo.

Los examinadores del despacho procedieron a hacer un análisis comparativo entre las partes y concluyeron que ambos nombres son confundibles por su ortografía y su fonética porque coinciden en el uso de las mismas consonantes.

También hicieron un análisis de conexión competitiva y determinaron que, si bien Smar no pretende vender productos textiles, estos están relacionados y son complementarios a los bienes que Crystal vende.

El estatus de marca notoria que tiene GEF le da unas condiciones especiales que reconocen su exclusividad, por eso, la Dirección consideró fundada la oposición, negó el registro y le notificó a Smar que aún pueden apelar su decisión en la Delegatura.

Zoraida Fonseca, especialista en Propiedad Intelectual de Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría, expresó que “la Superintendencia aplica la teoría de la interdependencia, que implica una valoración conjunta o recíproca de los signos y los productos. En este caso encuentra que las marcas HEF y GEF son semejantes en grado de confusión, y que no hay una diferenciación suficiente entre los bolsos, maletas y morrales que busca identificar la marca”.


 

Visto en: Asuntos Legales

Foto de cabecera: Do Design