Despedida de su empresa por un comentario racista en Twitter

La historia de Justine Sacco es paradigmática de las consecuencias profesionales que puede acarrear hacer un mal uso de las redes sociales. Directora de Comunicación de InterActiveCorp (IAC)  -compañía responsable de portales como Match.com, Meetic, Vimeo o Ask.com-, Sacco ha sido despedida de forma fulminante por publicar el siguiente ‘tuit’:

Pantallazo del ‘tuit’ racista de Justine Sacco.

(“Me voy a África. Espero no pillar el sida. Es broma. ¡Soy blanca!”)

Según cuenta ‘Los Angeles Times’, Sacco escribió el comentario, y a continuación estuvo ilocalizable durante las casi 12 horas que duró el vuelo de Londres a Ciudad del Cabo. Mientras estaba en las nubes (nunca mejor dicho), su publicación incendió Twitter, y los usuarios canalizaron su indignación a través de la etiqueta #HasJustineLandedYet (algo así como “ha aterrizado Justine ya”), que fue tendencia mundial durante horas. Hubo incluso quien compró el dominio justinesacco.com para redirigirlo a la web de la ONG Aid Africa.

“Es un comentario indignante y ofensivo que no refleja el punto de vista ni los valores de IAC. Desgraciadamente, la empleada en cuestión está ilocalizable en un vuelo internacional, pero es un asunto muy serio y adoptaremos las medidas oportunas”, salía al paso IAC en un comunicado. En paralelo, eliminaba de su web toda referencia a Sacco, quien, por cierto, ha cerrado su cuenta de Twitter.

Imagen del perfil de Twitter de Sacco (izda.), que actualmente no existe (dcha).

No era la primera vez que la ejecutiva publicaba comentarios políticamente incorrectos, a juzgar por los ‘tuits’ que recuperaron los usuarios tras el escándalo. Sólo 12 horas antes, había escrito: “‘Extraño tipo alemán: estás en primera clase. Es 2014. Consigue desodorante’- diálogo interior. Gracias, Dios, por los cosméticos”.  También afloró una publicación antigua en la que contaba que había tenido un sueño erótico con un niño autista, o ésta, de enero, que suena, cuando menos, premonitoria:  “No me pueden despedir por las cosas que digo cuando estoy borracha, ¿verdad?”.

Lo sucedido es, además, un aviso a navegantes. Por mucho que en los perfiles sociales uno deje claro que las opiniones vertidas sólo le representan a él o que es una “cuenta personal”, esa línea divisoria entre lo personal y lo profesional no está tan clara, al menos en el caso de cargos de responsabilidad o de trabajos que llevan aparejada la representación o imagen de la marca y, por lo tanto, pueden influir en su reputación.

‘Tuit’ de Gafo.

En España le sucedió algo similar a Pedro Duarte, director de ‘New Media’ del Real Madrid, destituidotras pedir el “exterminio” de los sindicalistas y abogar por una tercera guerra mundial. O, más recientemente, al ‘número dos’ de Marca España, Juan Carlos Gafo, quien cesó de su cargo tras escribir “catalanes de mierda”.

Sacco tenía entre sus contactos de Twitter numerosos periodistas, pues una parte fundamental de su trabajo eran las relaciones con los medios. De ahí que la noticia se expandiera como la pólvora. En su caso, además, el comentario es desafortunado no sólo desde un punto de vista ético, sino también desde el punto de vista estratégico-comercial, ya que Sacco era responsable de la comunicación de BlackPeopleMeet.com, una web de contactos para personas negras.

 

Visto en El Mundo de España