El café en cápsulas sentencia a la icónica cafetera italiana moka de Bialetti

El emprendedor italiano Renato Bialetti era tan consciente del éxito de la moka, un diseño de cafetera que inventó su padre en 1933, que quiso que fuera urna funeraria para sus cenizas. No obstante, dos años después de su muerte la continuidad de la clásica marca, quintaesencia de la “italianidad” al nivel de la pizza, está en riesgo.

La amenaza es el crecimiento exponencial del mercado del café en cápsulas, con marcas como Nespresso, que popularizó el famoso actor estadounidense George Clooney.

La compañía detrás del modelo original de moka anunció el viernes medidas para hacer frente a una deuda de 68 millones de euros en medio de “dudas significativas” sobre su “continuidad empresarial”.

El Grupo Bialetti dijo que había sufrido una pérdida de 15,3 millones de euros en el año hasta finales de junio y que se había visto afectado por una caída en el consumo nacional y extranjero.

“Cuando se trata de distribución a gran escala, las ventas de las cápsulas están creciendo rápidamente, mientras que las ventas de café molido para la moka están disminuyendo, incluso aquí en Italia, donde el 70% de las familias tienen una moka en su casa“, dijo Francesca Arcuri, directora de comunicaciones de la compañía italiana de café Filicori Zecchini.

Un informe de la empresa de estudios de mercado IRI revela que las ventas de café para macetas de moka en Italia cayeron un 5,1% en 2017 en comparación con el año anterior. Esto sucedió cuando el valor de las ventas de cápsulas de café aumentó un 16,8%.

Cuando se introdujeron las cafeteras de moka en la década de 1930, el país estaba bajo los efectos de la Gran Depresión. El invento, considerado un diseño icónico y expuesto por el Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Museo de Ciencias de Londres, tenía por objeto ofrecer a los italianos una alternativa asequible a salir a tomar un café.

Visto en Euro News

Imagen de cabecera cafeadictos