Llegada de Amazon, ¿amenaza u oportunidad para las empresas?

Colombia se convertirá esta semana en el cuarto país latinoamericano en donde Amazon inicie operaciones luego de Brasil, Costa Rica y México. En este caso, la apuesta es un centro de servicio al cliente que busca atender las 24 horas del día en tres idiomas: inglés, portugués y español.

La noticia, confirmada el pasado 14 de agosto, fue vista con buenos ojos por el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, quien señaló que la llegada de este tipo de inversiones a Colombia generará mayor competitividad en el país. Pero, ¿las empresas de comercio electrónico que funcionan en el mercado nacional están preparadas para convivir con este gigante estadounidense?

Bien lo dijo en marzo pasado la entonces presidenta ejecutiva de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), Victoria Virviescas, cuando apenas se rumoraba que Amazon se instalaría en el país, que las plataformas que conviven en el mercado colombiano debían preparar sus acciones para competir.

Teoría que sostuvo el Observatorio de eCommerce cuando se oficializó la llegada de la compañía estadounidense a Colombia, al recomendar a las plataformas electrónicas analizar los pros y los contras de los modelos de negocio que manejan. “Necesitan flexibilidad y escalabilidad, así como seguridad para las transacciones”, se lee en la página web.

En ese punto coincidió Raúl Ávila, profesor de Economía de la Universidad Nacional. “No todas las empresas están preparadas para este desafío. Acá se enfrentará con monstruos como eBay, pero este es un negocio que todavía está creciendo”, resaltó.

Cifras del Observatorio de Comercio Electrónico dan cuenta de que durante 2017 se realizaron más de 87 millones de transacciones, un incremento del 36 % frente al 2016. Estas representaron un total de 51,2 billones de pesos o unos 16.151 millones de dólares a la tasa actual, mientras que países como México ya en 2016 obtenían más del doble, 40.000 millones de dólares para ser más exactos.

Para Jaime Ramírez, country manager de Mercado Libre en Colombia, el ingreso de este nuevo jugador con el que ya compite en países como México y Brasil aumentará la confianza que existe en el retail online colombiano. “Por ahora solo es la apertura de un centro de servicio al cliente y aunque no han anunciado que instalarán otro tipo de unidades de negocio en Colombia es algo que puede pasar a futuro”, agregó.

Ciertamente, la empresa de Jeff Bezos solo informó sobre la inauguración de un call center en el que pretende crear 400 puestos de trabajo este mes y 200 al cierre de 2018, para un total de 600 vacantes en Colombia (ver Paréntesis).

“Cada una de las empresas que hace parte del sector de comercio electrónico en el país tienen nichos especializados, por ello creo que hay espacio tanto para la reacomodación del negocio como para la configuración de nuevas alternativas. Esto además impulsará una competencia interna sana”, opinó Luis Fernando Martin, director del PHD de Aden Business School.

Y aunque para algunas empresas esta apertura no es motivo de preocupación otras se han puesto en marcha para ampliar sus operaciones tanto dentro como fuera del país. Es así como el grupo chileno Falabella busca expandirse a Estados Unidos y China con la compra del retailer online Linio, que además tiene presencia en Argentina, Chile, Perú, Colombia, México, Venezuela, Panamá y Ecuador.

Para ello, la compañía sumará los 275 millones de dólares que obtuvo en un remate de acciones a los 550 millones de dólares que consiguió por una subasta de acciones meses atrás. “Con estos recursos nos sentimos con mucho más respaldo (…) Nos va a poner en una posición competitiva buena para no solamente seguir creciendo en estos mercados, sino también para enfrentar jugadores globales”, afirmó el gerente general de Falabella, Gastón Bottazini, a periodistas y reseñado por Reuters el pasado 19 de octubre.

¿Por qué Colombia?

Primó el capital humano pese a que países como Argentina y Chile, con ventas por internet que alcanzaron al cierre de 2017 los 7.771 millones de dólares y los 4.000 millones de dólares, respectivamente; y que esperaban ser la sede del primer gran desembarco de la empresa de ventas en línea (ver gráfico).

Así lo dio a conocer Tom Weiland, vicepresidente de Servicio al Cliente a nivel mundial de Amazon, por medio de un comunicado de prensa: “Estamos encantados de invertir este año en Bogotá y de trabajar con personas tan calificadas, quienes aportarán altos niveles de experiencia y pasión por su trabajo”.

Esto convierte a Colombia en uno de los pocos países que contarán con la presencia del gigante del comercio electrónico luego de Costa Rica, a donde llegó hace nueve años y que cuenta con más de 6.500 colaboradores; Brasil (en 2012) y México (2015).

¿Esta llegada cambiará el comercio electrónico colombiano? Es factible si Amazon decide establecer otras unidades de negocio en el país. Si eso pasa, Ávila cree que los canales de comercialización y distribución tendrán que ofrecer servicios más óptimos así como más productos.

Visto en El Colombiano

Imagen de cabecera RTVE.es