Tommy Hilfiger, la última marca de lujo en pleito por plagio

No se trata del logotipo principal de Tommy, ese que conocemos todos, sino de una nueva versión en la que las letras T y H se cruzan.

La pasada semana saltó la noticia. La firma sevillana de sombreros y tocados Tolentino Haute Hats ha interpuesto una demanda a Tommy Hilfiger por supuesto plagio de su logotipo. En la primera vista preliminar Tolentino pedirá que se retiren en España los productos de la firma estadounidense que lleven dicho logotipo. Un pleito que ha sorprendido pero que no es nuevo en el mundo de la moda, pues este tipo de demandas por plagio son bastante habituales.

Para ponernos en situación, cabe destacar que no se trata del logotipo principal de Tommy, ese que conocemos todos, sino de una nueva versión en la que las letras T y H se cruzan formando una circunferencia, una imagen muy similar al emblema de la firma española. De hecho, Tolentino ha elaborado un fotomontaje que ha difundido en sus redes sociales para que se aprecie el parecido.

TOLENTINO DEMANADA A TOMMY HILFIGER POR PLAGIAR SU LOGOTIPO. EL 21 DE FEBRERO SE CELEBRA UNA VISTA JUDICIAL EN EL JUZGADO MERCANTIL BARCELONA DONDE PODRÍA ACORDARSE LA RETIRADA DEL MERCADO DE TODOS LOS PRODUCTOS DE TOMMY HILFIGER QUE INCORPORAN EL LOGO DE TOLENTINO. #madeinspain🇪🇸 El caso está en manos de la letrada Dña. Concha Lopez Nieto. Intragram: @tolentinohautehats

Por ello, Tolentino quiere defenderse y defender su trabajo como empresa pequeña y tradicional ante un gigante como Hilfiger, que puede hacerle mucho daño si decide emplear su logo de forma masiva. La marca sevillana entiende que esto puede confundir a sus clientes y que ha incurrido en violación de la propiedad industrial, por ello va a plantarle cara en los tribunales aunque sea una marca mucho más pequeña y con menos recursos.

Este tipo de pleitos es algo muy recurrente en el sector de la moda y el lujo, donde el límite entre la copia y la inspiración es muy sutil. Por ello, a menudo vemos noticias como ésta acerca de un posible plagio, y las firmas low cost son las que más de estas demandas reciben, porque su estrategia de negocio se basa precisamente en llevar las tendencias de la alta costura al pueblo llano. Veamos algunos de los casos más llamativos.

Louboutin no pudo ganar a Zara

Hace unos años, una de las firmas de calzado con más admiradoras en el mundo celebrity se declaraba en guerra contra Zara. Louboutin, la marca conocida por su suela roja en todos sus zapatos, se querelló contra la firma más famosa del grupo Inditex por considerar que había plagiado sus zapatos YoYo en Francia. Aunque en un primer juicio Louboutin ganó, Zara presentó recursos y acabó ganando el caso porque el juez consideró que los términos de la patente del color de las suelas más famosas del mundo son demasiado vagos.

También contra Yves Saint Laurent

Pero esta no ha sido la única batalla del zapatero francés por sus codiciadas suelas rojas. En 2011 fue a por uno de los grandes del lujo, Yves Saint Laurent, porque éste sacó a la venta unos zapatos con la mencionada suela roja que estaban a la venta en algunos centros comerciales de Estados Unidos. En este caso, le ganó la partida y se llevó 700.000 euros.

Gucci vs. Forever 21

Otro de los casos más sonados es el de Gucci y Forever 21, una guerra que ha tenido varias batallas en los tribunales de demandas y contrademandas. El pasado año, la marca estadounidense low cost sacó a la venta una colección de prendas que Gucci consideró que eran un plagio de las suyas y avisó a Forever 21 por escrito para que retiraran los productos. Como no lo hicieron, la firma italiana puso dos demandas en Estados Unidos por dilución de la marca, competencia desleal y omitir los avisos anteriores. Pero Forever 21 no se quedó de brazos cruzados y demandó a Gucci para que se anulara su patente, a lo que evidentemente la casa italiana respondió con otra demanda. Este pleito sigue sin resolución y se espera que se de a lo largo de este año.

Amazon se las ve con Chanel

Los ecommerces también se han visto envueltos en estas polémicas. Sobre todo, porque a veces se cuelan entre su surtido de productos algunos falsificados. Eso le ocurrió al gigante Amazon con algunos productos de Chanel, y la maison francesa no dudó en ponerles una demanda, que ganó el pasado y por la que fue indemnizada con tres millones de euros.


 

Visto en: La Información

Imagen de cabecera: Tommy Hilfiger