El dilema legal de la videovigilancia y seguridad frente al derecho a la privacidad

El tema será analizado a fondo en el marco del Congreso Académido de la feria DataNet Andino que se realizará en octubre en Bogotá.

Con el crecimiento exponencial de tendencias como el almacenamiento en la nube, con sus capacidades exorbitantes para guardar cada vez más información, y el Edge Computing, que permite un mayor procesamiento de datos, los temas de videovigilancia y ciberseguridad son tendencias que continuarán creciendo, y permitiendo que más espacios públicos y privados sean vigilados, pero a la vez, que más personas sean expuestas, sin importar que hayan o no autorizado esas grabaciones.

Alejandra García, project manager de DataNet Andino, feria especializada en infraestructura informática y telecomunicaciones que se realizará en octubre en Bogotá, explicó que:

“Es por esta razón que el tema de la privacidad de datos personales y, lo que es más diciente, los derechos de las imágenes de la cara de las personas, hoy ocupan importantes espacios en el marco de las nuevas regulaciones gubernamentales, y en especial de la mayoría de los países europeos y de algunos estados de los Estados Unidos”.

En el caso de Colombia, con el amparo de la Ley 1581 de 2012, se contempla que si una persona se encuentra en lugares públicos como centros comerciales, edificios, establecimientos de comercio y parqueaderos, entre otros, debe ser  informada sobre el hecho de que se encuentra en una zona de videovigilancia.

Así, por obligación, se debe contar con su autorización para el tratamiento de dicha información, teniendo en cuenta que esos datos deben ser observados bajo los principios de legalidad, finalidad, libertad, calidad, veracidad, seguridad, confidencialidad, acceso, circulación restringida, y transparencia, contenidos en el Régimen General de Protección de Datos Personales en Colombia.

De la mano con la tecnología

Ahora, con los mencionados avances tecnológicos, se abren nuevas puertas para estas regulaciones y en concepto de Jefferson Solano, ingeniero de telecomunicaciones y consultor de la Línea de Seguridad Electrónica y Emergencias de la compañía española El Corte Inglés, que opera desde Colombia para la Región Andina, “la legislación colombiana enfrenta grandes retos para llenar estos vacíos que cada día surgen sobre todo con las soluciones de reconocimiento facial”. 

La perfilación facial es capaz ya de reconocer a la persona que pasa frente a una cámara (…) determinando su sexo y su edad, al usar algoritmos que pueden analizar el iris, los movimientos corporales y hasta el ritmo cardiaco,  y que ya son usadas en los ámbitos del marketing, la señalización digital y las analíticas de negocios, pero que abren la polémica sobre el uso de los datos recopilados, que también  podrían recaudarse en listas negras con otros fines”, añadió.

Aplicaciones no tan avanzadas, pero en el limbo regulatorio, son las de reconocimiento facial, en tiempo real, que ya se usan en el país y son aprovechadas por las autoridades en los pasos de migración en los aeropuertos de Bogotá, Barranquilla y Cali, y se encuentran en implementación en los de Pereira y Manizales.

Visto en Colombia.com